¿Qué hacer cuando tu hijo no te hace caso? Repetir hasta morir, se acabó

By Dominik Vayrynen

By Dominik Vayrynen

Había empezado el post describiéndote una serie de situaciones estresantes que ocurren día a día en todas las casas que donde hay niños, desde por la mañana hasta la noche, vamos un “sin parar”. Pero me estaba estresando yo misma de tantas cosas, así que he decido borrar y empezar de nuevo. No quiero centrarme en aquello que ya sabes y experimentas día a día, quiero más bien, darte un poco de aliento, de ánimo, de luz y de sugerencias que  puedas aplicar y te puedan ayudar a no sentirte un loro detrás de tu hij@, y a que asuma él/ella mism@ sus responsabilidades dentro del hogar.

Bien, primero tendremos que delimitar cuáles son las actividades, acciones o responsabilidades que consideras que tiene que asumir tu hij@ en casa, acordes con su edad, y cuáles de ellas no hace todavía.

En segundo lugar, tendremos que averiguar el por qué no las hace:

  • porque no las entiende
  • porque no presta atención a aquello que se le demanda
  • porque se le olvida
  • o simplemente, porque no quiere

Sigue leyendo

Etiquetas, NO GRACIAS.

¿Qué manía es esta ahora de etiquetar a los niños y colgarles el cartelito de “este niño es….”?

¿Qué nos pasa a los profesionales de hoy día que si no le hacemos un diagnóstico a un niño parece que no hacemos nada, o que nuestro trabajo no es suficiente?

Oye mira, pues no, yo no estoy de acuerdo….a mi no me pillan en esta tendencia. Me niego en rotundo a catalogar a un niño de esto, o lo otro, o lo de más allá, porque simplemente tenga unos rasgos de personalidad, o porque tenga una época en la que está más activo, rebelde, callado o llorón. Me niego a encasillar a un niño, haciéndole creer que no puede ser de otra forma, y que por supuesto, no podrá cambiar. ME NIEGO. Va en contra de mis principios, pero sobretodo creo que nos perjudica como profesionales de la psicología, y nos estigmatiza. Perdonadme la crudeza de mis palabras, pero es que estoy indignada.

Sigue leyendo

Cuando el esfuerzo merece la pena

Hoy quiero charlar contigo tranquilamente, desde el corazón, con sinceridad y cercanía. Casi siempre que conversamos te recomiendo pautas, actitudes, actividades…..pero hoy me apetece hablarte de mi, con proximidad, como si estuviésemos en nuestra cafetería preferida tomando algo. ¿Qué tomas tú? Yo tomaré un té verde con hierbabuena.

Ayer tuve un buen día, con energía y lleno de emociones varias y momentos muy productivos. Es de esos días en que te acuestas pensando…”¡Ufff, qué bien me ha ido hoy!, he hecho todo lo que me había propuesto, qué orgullosa estoy de mi misma”. 🙂

Y lo mejor de todo es que ese buen rollo y energía +  aún me dura hasta hoy…me he levantado con las pilas cargadas. Y pensaréis, bueno, y ¿qué es eso tan extraordinario que le ha pasado a este chica?. Pues en realidad nada que no os pase a vosotros muy a menudo, probablemente. Pero hace tiempo que decidí, como ya sabéis, dar valor a los pequeños logros que iba haciendo poco a poco….para así, ir conquistando mis grandes retos.

Sigue leyendo