¿Quieres cambiar algo de ti mismo? Aquí tienes 4 pasos para empezar ya.

Querida EXIGENCIA,

Te escribo porque hoy es un gran día para mí. Hoy es el día en que tengo que decirte adiós. Hace mucho tiempo que vives conmigo, si no recuerdo mal, desde que era bien pequeña. Te agradezco mucho tu acompañamiento y constancia, pues me has ayudado a aprender y a superarme en muchos momentos de mi vida. Pero no quiero seguir cargando contigo. Me he dado cuenta que tu presencia me impide que tu compañera VALORACIÓN y la gran deseada AUTOESTIMA, estén más cerca de mí en mi día a día. 

Por todo lo vivido, hoy quiero decirte adiós y gracias.

By Sebastian Picher

By Sebastian Picher

¿Cuántas veces has pensado en deshacerte de aquello que menos te gusta de ti?

¿Lo has intentado alguna vez?

¿Cuántas veces lo has conseguido realmente?

Casi siempre sabemos qué es lo que queremos mejorar o aquello con lo que no estamos del todo satisfechos en nuestro día a día, o en nuestra forma de reaccionar, de comportarnos ante determinadas situaciones. Pero lo complicado viene después.

Yo trabajo día a día para superar o mejorar aquellos aspectos que me impiden crecer como persona. La constancia es la base fundamental para el cambio. La carta de despedida que te he escrito al inicio del post, es un ejercicio fantástico para comenzar con TU CAMBIO. Siéntate contigo mism@, y dedícale unos minutos a la despedida de aquel aspecto de ti mismo que desees mejorar. Quizás te parezca una tontería, pero el simple hecho de escribirlo te hace ser más consciente de su importancia y sobre todo de comprometerte contigo mism@ hacía la acción.

Este mismo ejercicio también puedes utilizarlo con niñ@s a partir de 12 años, para ayudarles a identificar sus áreas de mejora y enseñarles desde pequeños a que ell@s mimos tienen la llave para mejorarse a sí mismos. Les da autoconfianza y les genera una sensación de autocontrol de sí mismos y de su vida, que les ayudará para afrontar las adversidades que se les presenten.

¿Cómo lo hacemos?

De momento puedes empezar por:

  1. Escribe tu carta de despedida.
  2. Marcarte un objetivo a corto plazo. Por ejemplo, en mi caso, si quiero deshacerme de mi excesiva exigencia, durante la próxima semana me observaré a lo largo de cada día en qué momentos estoy abusando de la exigencia conmigo mima y lo apuntaré en un registro. Cuando termine la semana hará una valoración….y continuaré así semana tras semana.
  3. Pide ayuda a tu familia. Explícales a las personas que viven contigo o a tus compañer@s de trabajo lo que estás haciendo y pídeles que te avisen cuando estés realizando la conducta que deseas extinguir.
  4. Sé comprensiv@ contigo mism@. El cambio no se va a producir de inmediato, ni mucho menos. Yo escribí mi carta de despedida hace ya varios años, realizando un curso, y aún hoy se me escapan algunos brotes de excesiva exigencia, sobre todo en el aspecto laboral. Pero, intento ayudarme, ser comprensiva conmigo misma, darme una tregua de vez en cuando y volver a la carga con más fuerzas si cabe. Quiérete y pon en valor el esfuerzo que haces.

Si te gusta lo que lees, COMPARTE   y deja tu comentario, me encanta conocer más sobre ti. 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s